Beneficios del vino para la salud

Multitud de estudios científicos avalan los beneficios del vino para la salud, sus bondades y sus efectos positivos que aporta a nuestro organismo siempre que sea con moderación. Pocos productos guardan en su ADN propiedades tan positivas como el vino. Realmente, ¿conoces los beneficios del vino para nuestra salud? Te contamos algunas de ellas.
A lo largo de la historia, el vino ha ocupado un papel relevante en la vida familiar e incluso social y política. Las bondades de este antiquísimo caldo han sido descritas hasta por los historiadores más afamados y pese a que, debido a su contenido en alcohol, también ha sumado detractores, diferentes estudios científicos han puesto en evidencia que el consumir una dosis adecuada de vino puede conllevar beneficios para nuestra salud como estos…

Beneficios del vino para la salud

  • Próstata. Un determinado estudio asegura que consumir vino hasta siete vasos a la semana, en esta ocasión tinto, y después de cumplir los 40 años de edad, reduce en más de la mitad los diagnósticos de cáncer de próstata.
  • Corazón. Los beneficios del vino para nuestra salud también atañen al corazón. Y es que, consumir vino aporta niveles de colesterol beneficiosos en la sangre previniendo así las complicaciones cardiovasculares.
  • Cáncer. Se ha comprobado que consumir vino en comidas y cenas de manera regular y siempre con moderación, ayuda a ser un auténtico aliado contra el cáncer. En el caso de las mujeres, de mama y en el caso de los hombres, de pulmón. ¿Por qué? por uno de sus componentes, el resveratrol que frena los efectos del estrógeno.
  • Bacterias bucales. Los componentes del vino son un buen escudo contra las infecciones de la boca luchando así contra las bacterias bucales. Consumir vino frena el crecimiento bucal de los estreptococos y bacterias, y por tanto la aparición de caries, además de la gingivitis y los dolores de garganta.
  • Salud mental. Beber vino es bueno también para nuestra salud, mejorando así nuestra capacidad cognitiva y nuestra salud mental. También beber vino en pequeñas dosis previene la demencia, según asegura un estudio de la Academia Sueca Sahlgrenska basado en un seguimiento a 1.500 mujeres durante 34 años.
  • Grasa. Otros estudios han basado sus resultados en comprobar cómo beber vino consumiéndolo moderadamente en comidas y cenas ayuda a combatir el sobrepeso y reducir la obesidad. ¿Cómo? El consumo de vino activa al gen SIRT1, lo que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las ya existentes.


Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *