Envío gratuito en compras superiores a 49€ (Península)

Whisky japonés, la historia de un exquisito resurgir

Whisky japonés, la historia de un exquisito resurgir

Whisky japonés, la historia de un exquisito resurgir

Con tan solo noventa años de historia, el whisky japonés se ha situado en la cumbre de los destilados. El licor nipón ha logrado estar a la altura –e incluso superar– a los destilados escoceses, estadounidenses e irlandeses en los rankings y reconocimientos más prestigiosos del sector.

Aunque la primera referencia histórica al whisky se remonta a la Escocia de 1494, existen teorías que sugieren que las técnicas de destilado existen desde el segundo milenio antes de Cristo. No obstante, el destilado no se hizo un sitio en la cultura japonesa hasta principios del siglo XX.

En 1918, Masataka Taketsuru, un joven químico de Hiroshima viajó a Glasgow para estudiar el proceso de elaboración del whisky. Taketsuru, cuya familia tenía una empresa de sake, no tardó en cultivar una profunda fascinación por el destilado escocés.

Cinco años después, regresó a Japón y, contratado por Suntory, fundó en la ciudad de Yamazaki la primera destilería de whisky en Japón. Una década más tarde, Taketsuru crea su propia empresa: Nikka.

Hasta los años setenta, el mercado del whisky nipón fue creciendo, hasta que el incremento del impuesto japonés sobre el alcohol obligó a muchas pequeñas destilerías a cerrar. Nikka y Suntory resistieron, pero las facilidades para importar whisky desde Escocia, Irlanda y Estados Unidos afectaron de forma notable a su producción.

A principios del siglo XXI, el destilado japonés adquiere una gran notoriedad. Curiosamente, este resurgimiento se debe en parte al estreno de la película Lost in Translation, en la que el personaje interpretado por Bill Murray viajaba a Japón para filmar un anuncio de Suntory.

Esta visibilidad, sumada a los reconocimientos que diversos licores japoneses han obtenido en las últimas ediciones del International Spirits Challenge, ha impulsado la aparición de nuevas destilerías (Japón ya cuenta con ocho), que elaboran un producto de una calidad extraordinaria.

 

Compartir este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *