PAGO DE CARRAOVEJAS

bodegas-pago-de-carraovejas

Pago de Carraovejas nace en los años 70 del siglo XX con sólo 9 hectáreas de viñedo. Nacía el sueño de unos de los referentes de Ribera de Duero. La bodega se asienta en Peñafiel, concretamente en las laderas de Carraovejas, en 1987 en una de las zonas con mayor proyección de los vinos en España, debido a su situación, clima y suelo ideales. Arrancaba un proyecto con ya más de 30 vendimias.

Con la entrada de Pedro Ruiz en 2007, Pago de Carraovejas inicia una nueva andadura, en la que se incorporan los retos de la sostenibilidad, el enoturismo y la innovación. Llegan los reconocimientos, tanto a la labor empresarial como a la calidad de sus vinos.

La finca logra una uva de extraordinaria calidad por el cuidado extremo que se pone en todo el proceso. Desde la calidad humana, pasando por los sistemas de riego, hasta los molinos antiheladas con los que cuenta la finca. Además, cuenta con un microclima, con la influencia del río Duero, los vientos dominantes del oeste y la orientación sur de las laderas de Carraovejas.