La eterna juventud del champán Dom Pérignon

Equilibrado y aromático, el icónico champán traslada al presente los valores  de excelencia e innovación que Dom Pierre Pérignon demostró en el siglo XVII

Nordeste de Francia, 1668. Un joven monje benedictino llamado Dom Pierre Pérignon asume las funciones de administrador de la Abadía de Hautvillers, un monasterio rodeado de vides en la encantadora región de la Champaña.

Apasionado de la enología, Pérignon pasa la mayor parte del tiempo en el sótano de la abadía, experimentando con el proceso de elaboración del vino. Durante medio siglo, el monje descubre innovadoras técnicas de viticultura, mezcla uvas de distintos pagos e introduce nuevas modalidades de prensado.

Los exquisitos resultados de su trabajo no solo sientan las bases del método champenoise, sino que llaman la atención de la corte de Luis XIV en Versalles, convirtiendo a los vinos de la Champaña en “vinos de reyes”.

Según la leyenda, en una de sus pruebas –aunque probablemente de forma inintencionada−, Dom Pierre Pérignon elabora un vino con burbujas. Por este motivo, y aunque el champán que conocemos a día de hoy no se elaboró hasta mediados del siglo XIX, muchos consideran al monje el descubridor del vino espumoso.

Siglos después, los valores de Dom Pierre Pérignon siguen asociados a la marca. Gracias a la labor del chef de cave actual, Richard Geoffroy, su espíritu creativo y constancia perduran en cada botella de champán Dom Pérignon.

De aromas afrutados claros e intensos, el champán Dom Pérignon solo se produce con las uvas cosechadas en los mejores años. Para elaborarlo, se seleccionan uvas Pinot Noir y Chardonnay de los 17 Grand Crus (designación de calidad que se aplica a los viñedos de determinadas regiones de Francia) de la Champaña.

La principal característica de los champanes Dom Pérignon es su capacidad de envejecimiento. Para perfeccionar su estilo y alcanzar el equilibrio y la pureza aromática que les caracteriza, tanto el Blanc como el Rosé maduran en la bodega un mínimo de siete años, aunque en el caso de los Dom Pérignon Oenothèque, el período de maduración en bodega puede alcanzar las dos décadas.

Dom Pérignon Cuvée

Vinificación por separado de pagos selectos, uso exclusivo de cuvées o mostos de primeras prensas de la añada particular. 7 años en cava y en sus lías hasta el momento del degüelle.

dom-perignon-champan lafuente.es

¡PRUÉBALO!

Dom Pérignon Rosé

Vinificación por separado de pagos selectos, uso exclusivo de cuvées o mostos de primeras prensas de la añada particular. Fermentación maloláctica.

dom-perignon-rose-champan lafuente.es

DESCUBRE EL ROSÉ

VIVE UNA EXPERIENCIA DOM PÉRIGNON

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *