Diferencias entre Cata Horizontal y Cata Vertical

CATA PROFESIONAL

En una cata o degustación de vinos no solo usamos el paladar, sino que ponemos a prueba el olfato y la vista. Por lo que el lugar ideal para realizar una cata debe estar bien iluminado, aireado, silencioso, carente de olores y a temperatura media.

 

En la cata o degustación de vinos, los catadores profesionales prueban con atención distintos tipos de vinos para apreciar sus cualidades, escribir sus impresiones y puntuarlos. La cata resulta imprescindible para la bodega productora, que se sirve de ella para el control del vino en las diferentes fases de producción, así como la decisión de salida al mercado. Los cosecheros o viticultores también realizan degustaciones para conocer la calidad de la uva, viñedo o añada.
También existen catas formativas  para clientes que no necesariamente puntúan los vinos, sino simplemente los disfrutan.

Hay que diferenciar la degustación profesional de la de consumidores o aficionados.

 

Existen dos tipos de catas en enología: las catas horizontales y las catas verticales. ¿Sabes en qué se diferencian y quien lleva a cabo cada una?

 

La Cata Vertical

En una cata vertical se catan a la vez distintas añadas del mismo vino. Los principales objetivos de una cata de estas características son el observar la evolución del vino en el tiempo, con la crianza en botella, el identificar cuáles son las mejores añadas o analizar cambios en los métodos de vinificación. El orden de la cata es muy subjetivo, aunque recomendamos empezar por la añada más antigua.
Suele reservarse a grandes vinos y grandes pagos, que despiertan un interés especial entre los expertos que quieren conocer su evolución y sus posibilidades de guarda.
La cata vertical, por tanto, es la que se aplica a vinos que poseen un denominador común -de una misma región, denominación de origen o de una misma bodega- pero aplicada a distintas añadas. Por ejemplo, en una sesión se puede probar el mismo vino, pero de sus cosechas 2007, 2008, 2009, 2011 y 2012.
El objetivo de estas catas es comprobar tanto la calidad de conservación, como la capacidad de evolución de los vinos. Estas catas se suelen complementar con controles químicos y de laboratorio. Suelen ser catas muy rigurosas, técnicas y llevadas a cabo por bodegas, consejos reguladores o grupos de investigación.

CATA VERTICAL

La Cata Horizontal

En una cata horizontal en cambio, es una sesión donde se prueban diversos vinos pero de la misma cosecha y de la misma denominación de origen. De esta manera comparamos las distintas elaboraciones de los vinos catados y la calidad de la uva empleada.se catan vinos de la misma añada que habitualmente son además de la misma zona o variedad de uva.
Este tipo de cata es muy útil para poder comparar diferencias en los métodos de vinificación o por ejemplo el impacto de distintos suelos (terruño) y zonas en una misma variedad de uva.
La cata Los consejos reguladores de las denominaciones de origen tienen como principal función la de ejercer el control de calidad en las bodegas de una región determinada, para que las botellas que salgan al mercado con la etiqueta que identifica una región, reúna todas las características organolépticas obligatorias y típicas del prestigio de los vinos del lugar (terruño).
Para realizar esta labor, además de exhaustivos controles en el proceso de producción, se realizan catas horizontales de los vinos producidos. La cata horizontal se realiza de forma sistemática con los vinos producidos en cada cuba de fermentación de cada vendimia o añada.

CATA HORIZONTAL

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *