Vodka, el zar de los destilados

El vodka es un destilado transparente, muy refinado y con una graduación alcohólica que no acostumbra a sobrepasar los 40 grados. Según el protocolo y la tradición rusos, el vodka (palabra de origen polaco que en español se traduciría como “agüita”) no debe saborearse, sino que hay que tomarlo de golpe, muy frío, en vasitos pequeños y sólo cuando un comensal propone un brindis.

Leer más