Gramona Enoteca 2001, considerado Mejor Vino del País por la Guía Peñín

BODEGAS GRAMONA

Por primera vez en la historia de las guías de vinos, la Guía Peñín, la más internacional y editada de nuestro país, otorga a un cava, Gramona Enoteca 2001, la condición de Mejor Vino del País. Esta es la constatación de un cambio que hoy ya es una realidad. Y como dice la propia Guía, “un hecho histórico de gran trascendencia, por abrir un nuevo camino en el desarrollo de una denominación de origen que lucha por dar respaldo a las elaboraciones más sofisticadas”


 
El cava ha sido tradicionalmente considerado un vino de bajo precio, poca capacidad de crianza y pocas posibilidades de figurar entre los grandes vinos. De hecho, la mayoría de los aficionados al vino se centraban en vinos tintos, blancos, generosos y espumosos distintos al cava. Hace 25 años ningún cava estaba en los puestos de honor de las guías de vinos o de artículos de prensa.

Como consecuencia de este paradigma, las economías de las regiones del cava han sido siempre modestas, con cadenas de bajo valor añadido, empezando en los agricultores con precios de la uva inferiores a la mayoría de regiones vinícolas.

En los últimos 25 años unas pocas bodegas, creyentes de las posibilidades y de la excelencia de sus cavas, han marcado un nuevo horizonte para este tipo de vino y la economía asociada. Gramona fue pionero, con sus cavas de larga crianza ya elaborados en los años 50, en ir contra corriente, en creer en las posibilidades del vino espumoso elaborado en nuestro país

 

Unos años clave

Entre los años 2005 y 2010, validando que «nadie es profeta en su tierra», los primeros prescriptores y expertos en vinos en reconocer y escribir claramente que el Cava podía ser un gran espumoso y por ende, un gran vino, fueron algunos periodistas y críticos internacionales com Will Lyons en el Wall Street Journal, Andrew Jefford en Decanter, Asimov en el New York Times, o, Michel Bettane, el gran crítico del vino francés, en su libro de “Los 300 Mejores Vinos del Mundo”. Sus catas de Gramona eran consideradas por todos ellos como el inicio de un cambio de paradigma : «el cava – Gramona – podía estar en la mesa de los mejores vinos espumosos del mundo» dijo Will Lyons.

En esa década, la prensa de nuestro país empezó a dar muy buenas puntuaciones a algún cava, siendo también Gramona quien liderara estos reconocimientos. En 2008, la Guía Peñín marcó un hito, comparando por primera vez en el mundo del cava un Gramona con los iconos de la Champagne, y dijo: «Gramona, con un cava de 10 años, alcanza la más grande expresión de los grandes Champagnes».

GRAMONA ENOTECA 2001 CRIANZA

 

Un nuevo escenario socio económico para el sector

Desde el año 2010 hasta hoy se han ido sucediendo reconocimientos a nivel nacional e internacional de bodegas que ya en las dos décadas anteriores entendieron la posibilidad de excelencia de nuestros vinos espumosos si se les somete a un paciente y costoso proceso de crianza y que, en su conjunto, empiezan a presentar su apuesta en años recientes.

Y por fin se están sucediendo los primeros cambios significativos en la economía y en la filosofía del sector. Por un lado, se han empezado a valorar las uvas, dandoles el reconocimiento adecuado. Por otro lado, las cadenas de distribución, los profesionales del sector y el interés que despierta, han crecido notablemente.

En su última edición, presentada a final es de octubre, la Guía Peñín habla de Gramona Enoteca 2001 como “una dignificación del cava de grandes vuelos, una auténtica demostración de excelencia, complejidad y finura”. Con la Enoteca, por primera vez, un cava es considerado el Mejor Vino del país, con la puntuación más alta concedida por la guía – 99 puntos, solo 5 vinos en 27 ediciones de la Guía, que nunca ha dado un 100 – y como mejor espumoso de su historia. Este reconocimiento se describe en la guia como “la culminación de un proceso que se inició hace muchos años en la bodega Gramona, la demostración de que la apuesta de esta casa por las largas crianzas tenía que arrojar resultados nunca antes experimentados”.

Todo esto no es más que el reflejo del trabajo de cinco generaciones de una familia que, por una conjunción de conocimientos, personas y visión de una misión, estuvo en el eje del momento de inflexión en el sector, e inició entonces un cambio de paradigma que hoy ha empezado a ver la luz y que, poco a poco, ha logrado que el cava obtenga el reconocimiento que se merece.

Desde el año 2010 hasta hoy se han ido sucediendo reconocimientos a nivel nacional e internacional de bodegas que ya en las dos décadas anteriores entendieron la posibilidad de excelencia de nuestros vinos espumosos si se les somete a un paciente y costoso proceso de crianza y que, en su conjunto, empiezan a presentar su apuesta en años recientes.

VIÑEDOS GRAMONA

 

Gramona Enoteca 2001

 

Gramona Enoteca 2001, se trata de un cava excepcional cuya cosecha se dio durante un año, el segundo consecutivo, de extrema sequía en la región del Penedés, lo que supuso una vendimia escasa pero de gran calidad. Esta situación se pronunció especialmente en el caso del xarel•lo, la más resistente de sus variedades. La madurez se precipitó, permitiendo así una cosecha temprana que preservaba buena acidez y convirtió el 2001 en un año idóneo para las largas crianzas. Se trata de una edición limitada de 3.500 botellas numeradas a mano, en versiones brut y brut nature.

 

Gramona Enoteca 2001 Brut Nature

Color amarillo dorado, con un carbónico muy fino de lento ascenso. En nariz es complejo y seductor. En boca es cremoso y elegante. Final largo y complejo.
GRAMONA ENOTECA 2001 BRUT NATURE

Un sabor excepcional

Gramona Enoteca 2001 Brut

Color amarillo con ribetes dorados. En nariz es expresivo y profundo. En boca es expresivo y seductor, con un ligero toque amargo. Final largo y untuoso.

GRAMONA ENOTECA BRUT

Imprescindible

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *